Blog

Keep up to date with the latest news
salario-emocional-budait

Salario emocional: qué es y cuáles son sus claves

Salario emocional: qué es y cuáles son sus claves

[ Por Lucio Audivert ]

 

Las propuestas de trabajo ya no son solo descripciones claras sobre lo que una empresa necesita, actualmente las búsquedas deben contar con incentivos atractivos para los talentos. La elección dejó de ser unilateral y los contratos de trabajo tienen un feedback permanente que se renueva día a día entre empresas y trabajadores.

El crecimiento debe ser recíproco, el trabajador debe cumplir con requisitos y contar con conocimientos y habilidades para responder a las demandas de la empresa, pero esta debe, a su vez, poder ofrecer beneficios más allá de lo salarial para el trabajador.

De esto se trata lo que se llama: salario emocional. Este concepto se empezó a estudiar hace unos diez años en el mercado y hace alusión a la compensación no monetizada para el trabajador, es decir que involucra aquellos beneficios personales y profesionales que adquiere un trabajador al ser parte de una empresa. 

Es importante destacar que el salario emocional no supone una baja en términos monetarios. Lo que subrayamos es la necesidad de ampliar la perspectiva remunerativa a cuestiones que van más allá de lo económico. El salario emocional viene a poner en valor el conjunto de factores que hacen que un trabajador sea eficiente, productivo y, sobre todo, sea fiel y esté motivado. 

Según la página Emotional Salary Barometer, existen 10 claves que determinan el salario emocional:

La primera radica en la autonomía que siente y puede desarrollar la persona en su ámbito laboral. La libertad de poder brindar su opinión y la posibilidad de gestionar su trabajo. 

La segunda clave está en la creatividad a la hora de poder desarrollar su tarea. 

El tercer punto, hace hincapié en el disfrute con el que cotidianamente el trabajador puede desarrollar sus tareas. La espontaneidad y el sentimiento de relajación. 

La maestría es el cuarto punto que se subraya y se refiere al desarrollo de sus conocimientos y a la ampliación de los mismos a la hora de realizar su trabajo. 

En quinto lugar se encuentra el crecimiento profesional que adquiere una persona al realizar una tarea laboral, es decir la profundización de sus habilidades y conocimientos. 

La pertenencia se lleva el sexto lugar y apunta a cómo uno se siente en su equipo de trabajo.

La dirección ocupa el séptimo puesto y hace alusión a la carrera profesional, la capacidad de dirigir tu vida profesional en vista de un futuro mejor. 

La inspiración es la octava clave a tener en cuenta y pone el eje en las tareas y responsabilidades. Es decir, la motivación cotidiana con la que uno puede desempeñar su trabajo.

El crecimiento personal, con el anteúltimo puesto, pone el acento en el cuidado de uno y de su vida privada. 

Por último, el propósito y significado que ponen énfasis en la posibilidad de hacer coincidir lo que hago con quién soy.

 

Estas diez claves son las que determinan el valor del salario emocional que uno percibe de su trabajo. Para cada persona podrá primar un valor o factor sobre otro, pero es importante que tengamos en cuenta, tanto trabajadores como empresas, que además del salario monetario existen otros factores que determinarán el salario emocional de un trabajo. 

Y para vos, ¿cuál es el salario emocional de tu trabajo?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.